La potencia del rock incauto

16 de septiembre de 2014 03:21 PM

10 0

Iván & Los Terribles presenta hoy en Paullier & Guaná su disco debut

Iván Krisman siempre formó parte de bandas. El bajista pasó por Kirlian, La Teja Pride y actualmente forma parte de La Hermana Menor. Sin embargo, no había pensado comenzar un proyecto propio hasta que se dio de frente con la situación. “Nunca me lo había planteado hasta que me lo preguntaron”, contó Krisman a El Observador. “Fue una pregunta muy potente. Es como esas cosas que tenés frente a la nariz y no viste todavía. Y no podés decir ‘no sé’ a eso. Y yo no tenía argumentos. Pienso que tiene que haber un momento para eso. No sentía una presión”.

A lo largo de su carrera, el músico hizo su aprendizaje en la ruta. Pasó de tocar en el Pilsen Rock –“nunca pasé y no sé si volveré a pasar por una experiencia así”, afirmó– a locales semivacíos. “Haciendo una relectura de los grupos con los que estuve, siempre me interesó ver cómo hacen los músicos. Me siento en una búsqueda y en formación. Siempre me vi así”, dijo.

Al año siguiente de plantearse en comenzar un proyecto propio, Krisman se encontró grabando algunos temas en su computadora para lo que sería Iván & Los Terribles. “Paveando empecé. Los antecedentes que tenía eran un tema que lo grabamos con La Hermana Menor y otro tema que no se editó. Se produjo muy rápido el material. Y sigo en eso. Ahora estoy haciendo canciones nuevas y salen. No les pongo mucho obstáculo. Veo cosas que me gustan y trato de capturar señales. Si hay un tema que está apoyado en una pandereta lo hago”, contó.

Su disco debut, Los incautos no fallan, es un disco conciso. Un golpe certero e implacable, que cae con la fuerza del bajo que lidera la marcha. Si bien su música estaba pensada para ser realizada primero a bajo y batería y luego duplicando la línea de graves, Iván & Los Terribles terminó siendo un power trío de bajo, batería y teclado. “No quería poner un guitarrista porque había que ponerlo. Porque no tenía un arreglo para él ni alguien en mente. Todavía tengo la fantasía de integrar otros timbres o instrumentos pero no escucho que la música lo esté pidiendo”, afirmó.

La música fluyó de manera natural y para las letras Krisman utilizó “de manera medio inconsciente”, la técnica “cut up”, que consiste en recortar textos y rearmarlos. “Fueron cosas escritas por mí o de fuentes de todo tipo. Cosas que tienen que ver con un mismo concepto. Y hasta que no está todo pegado a veces no está claro. El caso paradigmático es La columna de Jelen (ver recuadro)”, dijo.

Su profesión de psicólogo también ha permeado en sus letras. “Me inspira mucho, sobre todo el psicoanálisis como lo estudio yo que es muy vinculado a la producción cultural. Hago difusión de algunas ideas, sí”, comentó.

Su disco fue lanzado de manera gratuita vía Bandcamp y de la mano del colectivo Esquizodelia. Pero hoy se podrá escuchar su música en vivo en su presentación oficial en Paullier & Guaná y junto a Cromos como banda invitada. Las entradas estarán a la venta en la puerta a $100.

Fuente: elobservador.com.uy

A la página de categoría

Loading...