Moré sostiene a Pereyra en una puesta despareja

16 de septiembre de 2014 03:21 PM

12 0

Eduardo Cervieri lleva a escena Inodoro Pereyra, el renegau, una nueva versión de la historieta de Roberto Fontanarrosa, que destaca por sus protagonistas y la adaptación, aunque desentona en su estética

Que a Moré le sienta bien el humor campero ya había quedado claro con su rol del Tape Olmedo en Hay barullo en el resorte, que hace más de un año presenta el Teatro Circular, sobre textos de Julio César Castro (Juceca) y con dirección de Jorge Bolani. Con gran acierto, Eduardo Cervieri –quien realizó la adaptación de los cuentos de Juceca junto al director y tiene en su haber varios trabajos llevando al teatro obras de Roberto Fontanarrosa– convocó al actor del Circular para interpretar un papel que, sin duda, corona el gran talento cómico de Moré: Inodoro Pereyra.

Con versión teatral y dirección de Cervieri, Inodoro Pereyra, el renegau, recrea varias historietas de la tira creada por el argentino en 1972, haciendo un buen trabajo de adaptación a las tablas y poniendo algunos aportes propios. Se trata de una nueva versión de las aventuras del desopilante gaucho, que con anterioridad llevaron a escena directores como Héctor Manuel Vidal y Horacio Buscaglia.

La obra, que se presenta los miércoles y jueves en el Teatro del Notariado, muestra las aventuras de Pereyra junto a su perro Mendieta, interpretado por Pablo Isasmendi. El actor, también parte del elenco de Hay barullo en el resorte, realiza a su vez un muy buen trabajo. Isasmendi se luce en la escena en la que la mascota muestra sus dotes de actuación, lo que Pereyra retruca diciendo que Mendieta es “el Bolani de los perros”. A ellos se suman otros personajes de la tira como Eulogia, el Cacique Lloriqueo, los loros que enloquecen al protagonista o el Escorpión Resolana. La puesta cuenta, además, con la voz en off de Bolani, Ariel Cardarelli, Carlos Rodríguez y Pepe Vázquez.

“Vago no soy, quizás algo tímido para el esfuerzo”, dice Moré enfundado en el traje de Inodoro Pereyra y aunque le va el physique du rôle, nada más lejos de la hiperactividad del actor. El intérprete, que el año pasado ganó el premio Florencio a mejor actor de reparto por La fiesta de Abigail, que esta semana estuvo de gira en Porto Alegre, actúa además en la citada obra de Bolani y estrena el sábado 27 de setiembre en el Circular Love, Love Love, de Mike Bartlett, con dirección de Alberto Zimberg. Hasta hace poco protagonizó, además, Cristales rotos, de Arthur Miller, con dirección de Mario Ferreira.

Que a Moré le sienta bien el humor campero ya había quedado claro con su rol del Tape Olmedo en Hay barullo en el resorte, que hace más de un año presenta el Teatro Circular, sobre textos de Julio César Castro (Juceca) y con dirección de Jorge Bolani. Con gran acierto, Eduardo Cervieri –quien realizó la adaptación de los cuentos de Juceca junto al director y tiene en su haber varios trabajos llevando al teatro obras de Roberto Fontanarrosa– convocó al actor del Circular para interpretar un papel que, sin duda, corona el gran talento cómico de Moré: Inodoro Pereyra.

Con versión teatral y dirección de Cervieri, Inodoro Pereyra, el renegau, recrea varias historietas de la tira creada por el argentino en 1972, haciendo un buen trabajo de adaptación a las tablas y poniendo algunos aportes propios. Se trata de una nueva versión de las aventuras del desopilante gaucho, que con anterioridad llevaron a escena directores como Héctor Manuel Vidal y Horacio Buscaglia.

La obra, que se presenta los miércoles y jueves en el Teatro del Notariado, muestra las aventuras de Pereyra junto a su perro Mendieta, interpretado por Pablo Isasmendi. El actor, también parte del elenco de Hay barullo en el resorte, realiza a su vez un muy buen trabajo. Isasmendi se luce en la escena en la que la mascota muestra sus dotes de actuación, lo que Pereyra retruca diciendo que Mendieta es “el Bolani de los perros”. A ellos se suman otros personajes de la tira como Eulogia, el Cacique Lloriqueo, los loros que enloquecen al protagonista o el Escorpión Resolana. La puesta cuenta, además, con la voz en off de Bolani, Ariel Cardarelli, Carlos Rodríguez y Pepe Vázquez.

Moré e Isasmendi hacen una gran dupla, logrando el tiempo preciso para el disfrute de los juegos de palabras propios del universo de Fontanarrosa. Es notorio que los momentos más disfrutables de la puesta son, por lo general, los que se centran en la relación entre ambos, a los que se ve muy cómodos en sus papeles.

Pese a la solidez de los actores, incluyendo un buen desempeño de Bertha Moreno como Eulogia, la obra cuenta con elementos que no la favorecen. En principio, algunas interpretaciones por parte del elenco secundario no parecen estar a la altura de los protagonistas, algo que es totalmente al revés en Hay barullo en el resorte, donde todo el elenco presenta un gran nivel.

A esto se suma una estética general que podría mejorar. El problema no es de la escenografía, minimalista como en la historieta y formada por la casa de Inodoro Pereyra y un árbol solitario. El mayor inconveniente viene del vestuario y de las resoluciones estéticas utilizadas para paliar la escasez de actores, como son la utilización de muñecos y títeres o la aparición de un grupo de indios pintados, elementos que no se sienten como las mejores elecciones posibles.

Salvo estos aspectos, la obra se disfruta por el humor de Fontanarrosa, la actuación de sus protagonistas y la adaptación de Cervieri, pero la sensación general es que en algunos detalles de la puesta, menos hubiese significado más.

Moré e Isasmendi hacen una gran dupla, logrando el tiempo preciso para el disfrute de los juegos de palabras propios del universo de Fontanarrosa. Es notorio que los momentos más disfrutables de la puesta son, por lo general, los que se centran en la relación entre ambos, a los que se ve muy cómodos en sus papeles.

Fuente: elobservador.com.uy

A la página de categoría

Loading...